15 de febrero de 2012

Nuevo trailer Tengo ganas de ti

Sección nueva "Noticias" en la que subiré cosas que yo considere importantes.

Pues os traigo el trailer de "Tengo ganas de ti" la segunda parte de "Tres metros sobre el cielo".



Sinceramente no he visto la anterior, porque no he tenido tiempo ni he podido, pero si que me he leido los libros y he visto la versión italiana (la española es una copia de la italiana). Así que como deberes antes de que se estrene el 22 de junio tengo que ver 3MSC.

12 de febrero de 2012

Concursos varios

Bueno, pues a mi vuelta, me he estado apuntando a varios sorteos:

1. En http://www.nochedepalabras.com/2012/02/concurso-1000-seguidores.html en el que hay varios packs con muchas cositas.

2. En http://lavidasecretadeloslibros.blogspot.com/2012/01/concurso-aguas-oscuras.html sortea un ejemplas del libro nuevo de Claudia Gray.

10 de febrero de 2012

Capítulo 11 - La Maldición

Capítulo 11 - Llamada

Me desperté con un sonido extraño que venía de la cocina.
Me levanté y fui a la cocina donde se encontraba Jonathan.
- Buenos días-dijo-.
- Buenos días
- ¿Qué tal has dormido?-me preguntó.
- Muy bien, la verdad.
- Ves al sofá, ahora voy yo con el desayuno.
- No hacia falta que me lo preparases a mí.
Me senté en el sofá y al minuto vino él con el desayuno en una bandeja, en la que había dos zumos de naranja, dos vasos de leche y algunas magdalenas.
Nos tomamos el desayuno sentados en el sofá mientras veíamos la televisión.
- Oye, ¿no nos echarán en falta?-pregunté
- No, Gonzalo me deja salir de la casa a menudo, soy como su mano derecha y tengo algunas prioridades, hay veces que me deja sacar a alguna persona, pensará que hemos salido los dos. Si quieres un día podemos ir a la ciudad.
- Claro, me encantaría-sonreí-, ¿te puedo preguntar algo?
- Dime.
- ¿Me podría comunicar de alguna manera con mi familia? Cuando me fui tan solo dejé una nota.
- Creo que puedo hacer algo, tengo un móvil en mi habitación de la casa, después si quieres te lo podrás quedar. Pero solo llamar, sabes que no podrás verlos.
Asentí.
- ¿Ellos saben que soy especial?
- No. Bueno… uno de ellos estoy casi seguro de que si lo sabrá, y también lo de la maldición.
- ¿Qué maldición?-pregunté-
- Pensé que te lo había dicho Ángel. No es nada grave, pero te afecta. Te la echó Hugo, pero el por qué no lo sabe nadie, solo Hugo y los suyos lo saben, y como habrás comprobado, aquí la maldición se anula, pero en cuanto salgas, volverá a hacerte efecto.
- ¿Y por qué aquí se anula?
- Se anula porque de algún modo es un territorio sagrado.
No me sorprendía, pero todo esto es muy raro. Cada vez me sorprende menos todo lo que pasa a mí alrededor, pero ahora mismo lo único que quiero es hablar con mis padres.
- Pues tendré que investigar más. Por el momento sé muy poco tirando a nada… ¿Podríamos ir a la casa? Tengo ganas de hablar con ellos.
- Vale, vamos.
Me puse la ropa que traje el día anterior, unos vaqueros oscuros y la chaqueta encima de la camiseta del pijama.
En cuanto estuve lista, salimos del refugio, cerramos la puerta y nos fuimos.
Cuando llegamos, lo primero que hice fue ir a mi habitación a cambiarme. Me puse un jersey y unas mallas.
- ¿Dónde has estado toda la noche?-preguntó Cloe-.
- En la biblioteca, me quedé dormida y ahora vengo de dar una vuelta por los alrededores-dije lo primero que se me pasó por la cabeza-.
- ¿No has comido nada?- preguntó de nuevo-.
- No tengo hambre. Tengo que irme.
- ¿Dónde?
- Con Jonathan.
- No sé que tiene que enamora a todas.
- ¿Cómo?
- Nada, no he dicho nada.
- Bueno, adiós- dije saliendo por la puerta.
Fui corriendo a la habitación de Jonathan, que estaba esperándome con la puerta abierta.
Me dejó pasar primero y después, cuando él pasó, cerró la puerta con pestillo.
- Bonita habitación-dije-.
- Gracias-dijo sonriendo-.
- ¿Estás tu solo en la habitación?
- Sí, aunque de vez en cuando viene Ángel a dormir, pero muy de vez en cuando-dijo mientras buscaba algo en un cajón-.
- Toma-dijo entregándome el móvil.
- Gracias.
Llevaba desde que me dijo que podía hablar con ellos pensando que iba a decirles, que no era mucho, solo que estaba bien.
Marqué el número de mi padre. A los tres pitidos contestó.
- ¿Diga?
- Hola papá.
- ¡Celia! ¿Dónde estás? Estamos preocupados por ti-dijo en un tono que parecía estar fingiendo-.
- Papá, estoy bien, no te puedo decir donde estoy. Os estoy echando mucho de menos. Espero volver a veros pronto.
- ¿Por qué no me puedes decir donde estás?
- Porque no puedo. Me tengo que ir, os llamaré otro día, dale recuerdos a mamá y a Desiré.
- ¡Celi…- pero en ese momento corté la llamada-.

9 de febrero de 2012

Concurso

Despues de mucho tiempo, pues me he apuntado a un concurso.
En este caso del blog "Arte literario"
Os voy a dejar aqui el enlace para que os podáis apuntar vosotros.
http://jovenlibros.blogspot.com/p/resenas.html
Sortea un ejemplar de "Cielo Rojo".
Espero que os apuntéis.